Psicología Transpersonal



"La psicología transpersonal estudia y respeta la totalidad del espectro de experiencias humanas, incluyendo todos los niveles de la psique... También honra las dimensiones espirituales de la existencia y reconoce la profunda necesidad humana de tener experiencias trascendentales".

Stanislav Grof, "La Psicología del Futuro".

Orígenes


En los años 60 un grupo de teóricos, investigadores y terapeutas descontentos por el camino que la Psicología estaba tomando, deciden crear una nueva corriente, la llamada Psicología Humanista. Las principales razones de esta propuesta tienen relación con dar una respuesta al descontento con el Psicoanálisis, por su visión negativa de la naturaleza del ser humano y basado en la experiencia clínica con pacientes neuróticos, y con el Conductismo, el que se basa principalmente en estudios con animales y no incluye los estados más evolucionados del ser humano.
A principios de los años 60 la Psicología Humanista y el movimiento del potencial humano traían de vuelta el foco en la experiencia presente, la expresión directa de las emociones y diferentes métodos de trabajo corporal, experiencial y no verbal. Dentro de esta nueva corriente se ubican los renombrados trabajos de Carl Rogers y la psicoterapia centrada en el cliente; Fritz Perls, los grupos de encuentro y la terapia Gestalt; Wilhelm Reich y su comprensión de las corazas corporales y análisis del carácter; Alexander Lowen y la Bioenergética, entre otros.
Abraham Maslow, uno de los fundadores de este enfoque había recopilado evidencia acerca de experiencias transformadoras que trascendían ampliamente el marco tradicional de la Psicología, las llamadas experiencias cumbre, y comenzaba a notar que la Psicología Humanista si bien estaba abriendo muchas posibilidades por otro lado estaba limitada. En paralelo, entre 1954 y 1973, el Psiquiatra Stanislav Grof realizaba la investigación clínica más importante acerca de los efectos terapéuticos y transformadores del LSD-25 y sus diversas aplicaciones a la psicoterapia. Cuando se reúnen por primera vez en Estados Unidos quedan fascinados por los paralelos de los descubrimientos de ambos.
La Psicología Transpersonal también recoge la sabiduría de culturas y prácticas antiguas, por ejemplo del chamanismo y de los antiguos ritos de transformación, las tradiciones espirituales de oriente y occidente, a la vez que se combina con la moderna ciencia. Asimismo reconoce la contribución de los pioneros occidentales de esta psicología como Carl Jung y su noción de un inconsciente colectivo, de la influencia de los arquetipos, y del proceso evolutivo que él llamó “individuación”, los avances de Robert Assagioli y su comprensión de la existencia de un yo superior y de varios “yoes” que buscan una síntesis e integración, así como las comprensiones de William James sobre las variadas experiencias místicas y la conversión religiosa.
Lo fundamental de la Psicología Transpersonal es que reconoce la espiritualidad como una dimensión válida, natural y necesaria de la vida, a la vez que incorpora prácticas que fomentan el cultivo de esta dimensión de la existencia humana.
Esta rama de la Psicología está enfocada en la trascendencia del ego cotidiano, en generar contextos para una comprensión más holística del ser humano, y en fomentar la transformación personal, social y cultural orientándose hacia un mayor bienestar y equilibrio con el entorno.
Para más información sobre la Psicología Transpersonal puedes descargar este artículo: “Breve historia de la Psicología Transpersonal” escrito por Stanislav Grof
Breve historia de la Psicología Transpersonal